De empresario a empleado y viceversa

Vivimos en una época complicada. Con la llegada del coronavirus, nuestra vida ha sufrido un vuelco radical hacia formas de trabajo que para muchos empresarios suponía un riesgo importante, dada la desconfianza que supone no estar al tanto en todo instante de los avances en el trabajo de los empleados. Y un esfuerzo para los empleados el tener más autonomía, pero también más responsabilidad.

Durante esta cuarentena, muchos trabajos se han visto comprometidos a causa de la recesión que se está produciendo en este momento y que será un golpe catastrófico para la economía. Otros mantienen su puesto con cierta preocupación por el qué pasará, si las cosas volverán a ser como antes o verán un cambio en su forma de trabajar.

Si eres de estos últimos, te recomiendo leer este artículo.

Para todos los demás, no es el fin del mundo. ¿Sabías que los negocios de mayor éxito se producen en etapas de recesión? Es un punto de inflexión donde pueden explotarse multitud de ideas innovadoras para elaborar y cosechar un futuro mejor. Para lograr estos resultados, la clave es emprender. Pon a trabajar tu mente de nuevo para que aquello que te propongas de resultados. El ser humano ha sido empresario por naturaleza y no hace tanto comenzó a ser empleado ¿No me crees? Retrocedamos muchos siglos atrás.

Antiguamente…

Egipto, Grecia, Roma, La Galia…La vida de las personas no era muy diferente de la vida actual vista desde otra perspectiva. La mayoría de la personas se debatía por la vida y unos pocos por la riqueza. Por aquel entonces, el mundo se dividía entre:

  • Ciudadanos, personas libres que trabajaban como empresarios o autónomos .
  • Esclavos, personas que no disponían de libertad y estaban sujetos a un Ciudadano. Vivían y trabajaban para este, y a algunos, después de muchos años de servicio se les concedía la libertad.

Más adelante…

En concreto en el Feudalismo. La vida se debatía en “feudos”, tierras que pertenecían a alguien, a un señor. Estos feudos, eran repartidos de la siguiente forma:

  • Los Reyes (señores), eran antiguas familias poderosas que heredaron generación tras generación inmensos territorios en forma de bienes raíces, más aquellos que iban poseyendo tomados a la fuerza (Grandes empresarios).
  • Los Nobles, un escalón por debajo de los reyes, constituía un grupo minoritario poseedor de grandes tierras cedidas por los reyes a cambio de unos servicios. Además, se les concedía una serie de riquezas adicionales por servicios especiales realizados al rey (empresarios Medianos).
  • Y por último, existían los Plebeyos, el grupo más numeroso poseedor de pequeñas tierras cedidas por los nobles donde vivían y explotaban sus negocios. Algunos cultivaban la tierra, otros construyeron pequeños negocios como herrerías, panaderías, sastrerías…(Pequeños empresarios).

El coste de esa propiedad se pagaba como tributo al noble al que pertenecían esas tierras y el noble a su vez pagaba al rey.

El surgir del empleado                              

Avanzando hasta el s.XIX, después de la máquina de vapor se inició un tiempo de grandes cambios para la humanidad. Con la llegada de las primeras fábricas, muchas personas abandonaron los negocios que, durante generaciones, sus familias habían pasado de una generación a otra. A cambio, recibieron un  empleo que les otorgaba seguridad, obteniendo un flujo constante de dinero y otras prestaciones. Esta nueva clase social trabajadora comenzó a conocerse como “empleados”.

Con la revolución industrial la estructura social que antiguamente se dividía entre empresarios se conformó a empresarios y empleados.

En la actualidad…

Muchas personas juegan con la incertidumbre y sacan partido de ello. Mientras, otras solo se quedan simplemente mirando y acaban por ser empleados de estas, el sistema educativo nos ha formado así.

¿Vas a quedarte sentado o vas a tomar iniciativa? ¿Estás dispuest@ a ser valiente? ¿Qué implica sacar lo mejor de ti? ¿Qué es lo que te limita?

Si quieres, comparte tus dudas aquí o escríbeme por privado en LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *