Cómo cambió mi vida en 6 meses

Este artículo va dedicado a todas esas personas que se sorprendieron, me acompañaron y se sintieron motivados por los resultados que obtuve a corto plazo.

Soy Víctor García de Paredes, tengo 28 años y hasta hace un año trabajaba en una consultoría tecnológica.

En mi pasado

Fui un mal estudiante. Desde 1º ESO hasta finalizar el colegio me iba con 6 asignaturas a septiembre. Aunque nunca llegué a repetir, cada año sucedía lo mismo, ¿era un vago? La gente lo creerá así. A pesar de ello era un chico con grandes metas en la vida y por suerte, nunca tiraba la toalla.

Desconocía lo que quería para mi vida. Un día con 17 años te dicen, es la hora de definir el resto de tu vida y como no sabía lo que quería, mis padres decidieron por mí…informática. Empecé con una FPII, luego la carrera y acabé volviendo a otra FPII porque seguía siendo un mal estudiante. De un 5 a un 10 para mí no había diferencia. Empecé a trabajar y llegamos a 2018.

Después de años dedicando horas y horas en una empresa, adquiriendo conocimientos técnicos para aspirar a un puesto mejor, un mejor salario, unas mejores condiciones, me preguntaba ¿esto es lo correcto? ¿será así mi vida siempre? ¿por qué haces lo que haces? No era feliz, así que empecé a preguntarme que debía hacer para recuperar esa motivación tan y tan necesaria en la vida.

Decidí iniciar mi PTM (Propósito de Transformación Masiva).

“Encuentra algo por lo que darías la vida y vive para ello” – El poder del PTM, por Peter Diamandis

Inicié mi propia carrera universitaria. Adquirí conocimientos en marketing digital, negocio, comunicación, me volví un autodidacta. De pronto mi vida dejó de basarse en un salario mejor, volví a recordarme que años atrás quería hacer grandes cosas en la vida.

Empecé a montar mi primera startup. No fue un éxito, pero para mí ya fue un éxito salir de mi zona de confort y embarcarme en un camino donde abundaba la incertidumbre. Investigué modelos afines a mí y rápidamente encontré ese nicho de personas que pensaban como lo hacía yo y me sentía identificado.

Me apunté a un máster para emprendedores y lo más importante que aprendí no son los conocimientos, sino que el mayor poder que existe en el mundo somos nosotros mismos. Desarrollo Personal, eso es todo.

Me superé una y otra vez a mí mismo, me enfrentaba a todas las limitaciones que se presentaban en mi camino y las superaba, recuperé la confianza en mí, iba como un Ferrari por la vida, con una sonrisa de oreja a oreja, con ilusión estableciendo nuevas metas, nuevos retos en mi vida. Cambié mis hábitos. Si algo no funciona en tu vida, cambia tus hábitos.

Un día escuché en una conferencia, “el recurso más poderoso que tenemos en nuestras vidas es nuestro cerebro, sítialo de información importante y deja todo aquello negativo atrás”.

Dejé todo lo negativo y solo me alimentaba de cosas positivas. Las noticias y periódico, ver 1 o 2 veces por semana. Radio, solo cosas que me motivaran. Amistades, evitar cosas que lleven a confrontaciones como ocurre siempre con la política. Empecé a asistir 2 veces por semana a conferencias de mi interés, compartiendo ideas y opiniones con desconocidos, abrí un libro que me enriqueciera. Años atrás no leía ni un libro al año, han pasado 9 meses y llevo 15 libros leídos.

Faltan: PNL para líderes; Coaching para el éxito: Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

En la actualidad

Una de mis mayores pasiones es aprender. Lo que antes era una limitación ahora es una fortaleza. Vivimos en un mundo con un sistema educativo igual para todos, pero no funciona de igual manera para todos. Un gran problema que sufre nuestro país es el fracaso escolar. A veces me pregunto, ¿si hubiese tenido una asignatura sobre desarrollo personal habría encontrado la ilusión por aprender?

Soy un hombre nuevo, monté Tecnodumis como blog y pronto incluirá formaciones a profesionales y emprendedores. También estoy montando mi cuarta startup, y ante todo, nunca perderé la ilusión por alcanzar mis sueños, porque sin sueños, ¿qué somos?

Mi fórmula del ÉXITO:

Corazón + Cerebro = Crecimiento Personal + Desarrollo Profesional

o como dice Víctor Küppers: (Conocimiento + Habilidad) * Actitud