5 cosas que debes plantearte a la hora de cambiar de empleo

¿Qué haces cuando te sientes infeliz en tu trabajo a pesar de tener un buen puesto y salario razonable? Anteriormente escribí un artículo titulado Burn out, el síndrome del trabajador quemado. En este artículo recopilé opiniones de muchas personas que no se sentían a gusto en su trabajo.

Existe un gran problema interno dentro de las empresas de todo el mundo dónde los directivos enfocan el trabajo de sus empleados desde la parte técnica, con objetivos muy ambiciosos en el tiempo, carreras por lograr la confianza de clientes o ser empresas líderes en su sector.

Otro caso, cuando llegas a una entrevista de trabajo, la empresa en muchas ocasiones tan solo se preocupa de cubrir esa vacante necesaria para que el equipo pueda avanzar ignorando en muchas ocasiones la persona que tiene frente a ella, el trabajo por encima de todo. Muchas horas, un salario medio definido por la empresa, beneficios sociales, máximo compromiso con el proyecto, con posibilidad de crecer dentro de la empresa… pero, ¿qué te aporta esa empresa a ti que sea diferente al resto?

1 – Valores de la empresa

¿Conoces los valores definidos por tu empresa o negocio? En mi etapa como emprendedor, CEOs, directivos de España y USA me hablaban de la importancia de los valores de la empresa y no hice hincapié hasta realmente darme cuenta de la importancia de esta. Una empresa que no se define por unos valores estándar, esa empresa tiende al fracaso. Una organización con largo recorrido que tiene unos valores pero que no son transmitidos a sus empleados de la manera correcta o no aplican para el trabajador, el empleado jamás se verá en sintonía con la compañía.

El trabajador se verá frustrado en muchas ocasiones dado que no encuentra su nicho, un nivel de motivación necesarios, ni la ambición para cumplir con los objetivos del proyecto y empresa. Según la revista Forbes, el 70% de los estadounidenses no se sienten comprometidos o contentos con su trabajo. Muchos se encuentran en ambientes tóxicos, trabajos que no son de su competencia o no están alineados con sus funciones. Pocas personas conocen lo que realmente quieren para ellos y que camino deben tomar para conseguirlo.

2 – Descubre que es lo que te apasiona y define objetivos

Finalizas los estudios y te metes en el primer trabajo que se asemeje a aquello que te enseñaron. Trabajas duro para aprender lo máximo posible, del trabajo te recompensan con un salario y ese es tu fin, trabajar para escalar y ganar más. A medida que las personas crecen, las responsabilidades aumentan y es más difícil encontrar tu propósito.

Trabajamos para reforzar nuestra parte técnica, pero olvidamos lo más importante, a nosotros mismos. Pocas veces hablamos con nuestro yo interior preguntando que es aquello que nos mantiene ilusionado, por qué estás donde estás y por qué haces lo que haces.

Descubre que es lo que te apasiona, investiga qué conocimientos debes adquirir y marca unos objetivos para lograrlo. Habla con tu mentor si tienes asignado uno para buscar soluciones al cambio. A día de hoy es fundamental la formación continua. Cada vez va todo más acelerado y debemos surfear la ola y no mirarla. Si necesitas ayuda, Google Alerts te envía artículos diarios para mantenerte informado de todo aquello que es de tu interés.

3 – Comparte tus inquietudes con otros

Desaprovechamos todo el potencial que está en internet. Cómo le digo yo a toda aquella gente que no sabe de informática cuando me pregunta, “si tienes dudas sobre algo, consúltalo en Google, y si Google no te da la respuesta, entonces pregúntame”. Resulta difícil que internet no tenga la respuesta a la que buscas. Miles o millones de personas han tenido las mismas dudas que tú.

Existen muchos medios sociales como Reddit, Forocoches, StackOverflow, LinkedIn, Medium y otros tantos dónde la gente comparte información relevante sobre algún tema específico. Lee de otros o expón tu caso y seguro que antes de que te des cuenta habrán resuelto tu duda. ¿Has leído un artículo interesante y crees que podría beneficiar a otros? Compártelo en tu cuenta de LinkedIn o Twitter, esto también te dará caché. En LinkedIn y MeetUp existen comunidades de todo tipo donde compartir inquietudes y opiniones.

4 – Conoce a quién te quiere

Preguntas que realizan muchos RRHH son: ¿conoces nuestra organización y sabes lo que hacemos? El éxito de una empresa no reside en los números, sino en la retención de talento, hoy día el recurso más valioso para las empresas. Investiga qué es lo que hacen y no lo que te dicen en un papel. Averigua cómo es el ambiente de trabajo.

Algo muy importante que muchas compañías aun ignoran es la vida dentro de la empresa. Invertir en espacios saludables para el trabajador, con zonas de ocio, espacios verdes, hacer sentir al empleado como si estuviera en casa. Cuando algo funciona, el máximo reconocimiento que puede recibir una empresa es que sus empleados se conviertan en embajadores de marca, es decir, hablar bien de su organización a otras personas.

Repasando el punto anterior, consulta en internet las opiniones de esa empresa. Pregunta en LinkedIn a gente que trabaje en ella y llévate ese extra de información antes de decidir por un cambio.

5 – Lidera tu vida

No dejes que otros lleven las riendas de tu vida. Las empresas necesitan de sus empleados tanto como los empleados de la empresa, «alzaos una y otra vez, hasta que los corderos se conviertan en leones«. Ten voz y no agaches la cabeza por miedo a lo que digan o cómo te miren, ante todo, somos humanos. Define tus sueños, tu propósito de transformación masiva. Marca los pasos para cumplir tus objetivos y con perseverancia cosecharás tus frutos.

Dos aspectos fundamentales a la hora de fijar un objetivo es misión y visión. Visión a futuro y misión presente para el éxito. Si tu objetivo se quedó deprecado por el avance de la tecnología, márcate nuevos objetivos y descubre nuevas pasiones que antes desconocías.

Acerca del autor «Víctor García de Paredes»

Desde pequeño he querido hacer grandes cosas en la vida aunque me costó muchos años saber lo que realmente quería hacer. Estudié informática por decisión de mis padres dado que como muchos niños, no sabía qué quería ser de mayor. Tampoco fui buen estudiante, pero siempre conservé una mentalidad emprendedora. Con el tiempo y a base de mucho trabajo, me convertí en un apasionado de las tecnologías y todo lo que conlleva el emprendimiento. Tengo un amor incondicional por aprender cosas nuevas y compartirlas con los demás. Por ello y mucho más diseñé Tecnodumis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *